5 tips para terminar un vuelo largo en plena forma

2019-03-14 08:13

Hidratación, prendas cómodas y sencillos ejercicios ayudan a los viajeros de negocios a evitar los trastornos físicos en los desplazamientos de larga distancia

Vuelos largos y viajeros de negocio son dos conceptos indisolublemente unidos. Y el resultado es, a menudo, una sensación de agotamiento provocada por el entumecimiento de las extremidades, la mala circulación sanguínea y la baja humedad dentro de los aviones.
Para evitarlo, es recomendable observar cinco tips:

  1. Realizar estiramientos de tobillos, rodillas, pies, cadera, cuello y brazos. Mover los pies en forma circular, levantar la pierna hasta formar un ángulo de 90º con la espalda, levantar y bajar los talones con los pies apoyados en el suelo, apretar una almohada entre las rodillas y mantener la presión unos minutos, girar la cabeza hacia uno y otro lado o estirar y empuñar las manos son solo algunas de las posibilidades sencillas para no perder la movilidad en el propio asiento. En la medida de lo posible, los expertos también recomiendan moverse por el pasillo del avión, siempre y cuando las condiciones del vuelo lo permitan y no sea en el momento en el que sea obligatorio el uso del cinturón.
  2. Masajear de forma suave las piernas, en sentido ascendente, para favorecer la circulación sanguínea y evitar la retención de líquidos.
  3. Hidratarse con abundante ingesta de agua y zumos. Dado que la humedad dentro de los aviones es más baja de lo normal y no suele superar el 20%, es importante contrarrestar la sequedad evitando bebidas alcohólicas y café y consumiendo líquidos y alimentos con un alto contenido en agua, como las frutas.
  4. Evitar comidas copiosas, antes y durante el desplazamiento, para facilitar la digestión al organismo.
  5. Vestir, en la medida de lo posible, prendas cómodas y no ajustadas. Si el itinerario y el programa de viajes lo permiten, lo ideal es disponer de una muda en el equipaje de mano con ropa más ancha y tejidos naturales, como el algodón o el lino. También es recomendable llevar varias capas para contrarrestar los posibles cambios de temperatura en la cabina o incluso en las distintas zonas del avión.
 
190314_tips_viajes_largos_600x450.jpg