Noticias

Claves prácticas para retomar los viajes de negocios seguros

16/6/2020

Más información, kits de protección personal, facturación y pagos electrónicos y mayor previsión de tiempo para la facturación o el embarque nos ayudarán a volver a viajar de forma segura

¿Cómo retomar los viajes de negocios seguros? Es la pregunta que se hacen los travel managers y también los viajeros corporativos con la paulatina reactivación económica. 

En este nuevo contexto socioeconómico que supone la transición moderada hacia la normalización de todas las actividades, viajar por trabajo ya es posible, tanto entre distintas provincias españolas como en viajes internacionales. Pero la clave es que los viajes de negocios sean seguros y por ello en BCD travel queremos compartir claves prácticas que garantizan la seguridad y confianza en los viajes de empresa.

Viajes de negocios seguros: observaciones generales

Lo primero para garantizar un viaje de negocios seguro es que tanto la empresa como el viajero disponga de la mejor y más actualizada información. Como hemos insistido en publicaciones anteriores, es muy importante que el travel manager, en coordinación con la agencia de viajes corporativos, recabe la información pertinente. 

Para ello debemos acudir a fuentes oficiales y –muy importante– asegurarnos de que estamos consultando documentos actualizados, para lo que hemos de fijarnos en la fecha de creación o actualización del dossier. Si además contrastamos diferentes fuentes oficiales dispondremos de una información más segura.

Asimismo, hemos de cerciorarnos de qué documentos oficiales deben llevar nuestros viajeros corporativos (certificados médicos, formularios, etc.) y qué protocolos sanitarios se observan en el destino (por ejemplo, si se puede salir del hotel sólo para ir a la reunión de trabajo prevista o si es preciso guardar aislamiento previo).

Nuevos protocolos para viajes de negocios seguros en avión

Las propuestas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) dan una idea de algunas de las medidas de bioseguridad para tranquilizar a los pasajeros y que vuelvan a volar: 
 

  • Uso obligatorio de mascarillas por parte de los pasajeros, el personal del aeropuerto y el personal de la aerolínea.
  • Control de temperatura de pasajeros y trabajadores del aeropuerto.
  • Nuevos procesos de embarque y desembarque que reducen el contacto físico.
  • Limitación del movimiento dentro de la cabina durante el vuelo.
  • Limpieza de la cabina más frecuente y profunda.
  • Servicio de catering simplificado para reducir el movimiento de la tripulación y la interacción con los pasajeros.
  • Cuando se pruebe y esté disponible a escala, pruebas para COVID-19 o pasaportes de inmunidad. 

Las nuevas medidas de seguridad tienen una consecuencia directa que los viajeros corporativos han de tener en cuenta: las opciones de vuelos se reducen. Muchas compañías han dejado de operar y, las que lo hacen, han reducido horarios y destinos. Esto significa que el plan de viaje debe contemplar más tiempo de ‘colchón’ para llegar sin apuros al aeropuerto, ya que, en caso de perder un vuelo, pasará más tiempo de lo que acostumbrábamos antes de poder embarcar en otro. Asimismo, hemos de tener en cuenta que habrá destinos sin servicio directo y deberemos mentalizar al viajero para aceptar escalas, así como ayudarle a aprovechar mejor su tiempo –siempre garantizando su seguridad– en estos casos.

Garantías de seguridad en el embarque

Los controles de pasajeros previos al embarque llevarán más tiempo, ya que el personal de la aerolínea deberá implementar una lista de medidas frente a la COVID-19, que podría incluir:
 
  • Confirmación de que cada pasajero tiene mascarilla.
  • Un cuestionario de reconocimiento de salud que confirme que el pasajero está sano, no ha estado en contacto con cualquier persona que presente síntomas de la COVID-19, no tiene fiebre y se ha desinfectado a mano antes del embarque. Ésta es una tarea que podría realizar una aplicación móvil.
  • Verificaciones de temperatura en la puerta. Por ejemplo, Francia ahora requiere que los pasajeros tengan temperatura corporal de menos de 38 grados antes de que puedan viajar.
  • Las aerolíneas querrán que los pasajeros sepan qué se espera de ellos antes de llegar a la puerta de embarque. En Vietnam, por ejemplo, todos los pasajeros deben sentarse a un metro de distancia, proporcionar declaraciones de salud, control de temperatura corporal, mascarilla y limitar su conversación y alimentación.
  • Con los pasajeros teniendo que pasar tantos controles previos al vuelo, la posible denegación de embarque puede convertirse en un riesgo rutinario a la hora de volar.
  • Los pasajeros también deben esperar que las aerolíneas adopten una forma más disciplinada para realizar la entrada en el avión. Por ejemplo, desde abril, Delta Air Lines ha cambiado su proceso de embarque para minimizar la necesidad de que los viajeros se crucen al llegar a sus asientos. Los pasajeros ahora entran en el avión por número de fila, comenzando desde atrás hacia adelante. Por ello, los pasajeros deben conocer su número de asiento y llegar a la puerta con tiempo suficiente si están sentados en la parte trasera del avión. De lo contrario, correrán el riesgo de que se les niegue el embarque y pierdan su vuelo. Asimismo, a la hora de desembarcar, las autoridades pueden requerir a los pasajeros bajar del avión secuencialmente en grupos para asegurar el distanciamiento.

Seguridad e higiene a bordo del avión

Las aerolíneas reconocen que la limpieza de los aviones se ha convertido en un factor muy importante e incluso puede diferenciarlos de los competidores. 

Algunas aerolíneas han seguido a las cadenas hoteleras en su compromiso con la limpieza y la seguridad. Por ejemplo:
 
  • Iberia ha diseñado un Plan Integral de Seguridad e Higiene para sus empleados, que contempla la realización de test serológicos a todos ellos a medida que se vayan incorporando a sus puestos de trabajo presenciales, desinfección de las instalaciones, uso de EPI, medidas higiénicas, teletrabajo donde sea posible, entre otras muchas iniciativas.
  • Los aviones de Air France están equipados con un sistema de reciclaje del aire compuesto por filtros «de aire particulado de alta eficiencia» (HEPA en sus siglas en inglés) idénticos a los utilizados en los quirófanos. El aire de cabina se renueva por completo cada 3 minutos. Los filtros HEPA extraen más del 99.999% de los virus, incluidos aquellos cuyo tamaño no supera los 0,01 micrómetros, lo que garantiza la calidad del aire en la cabina y el cumplimiento de las normas sanitarias. 
  • Air Canada ha lanzado Air Canada CleanCare +, un programa de limpieza mejorado de aeronaves diseñado para proporcionar a los clientes mayor tranquilidad al reducir el riesgo de exposición a la COVID-19. Incluye, de forma obligatoria, previa al vuelo controles de temperatura, cuestionarios de salud, asignación de asientos, políticas para permitir más espacio personal en clase económica y obsequio a todos los clientes de kits de cuidado para la limpieza e higiene de manos. 
  • Las mejoras de bienestar que está implementando Qantas bajo su programa Fly Well incluyen aviones con limpieza mejorada, con un enfoque en áreas de alto contacto: asientos, cinturones de seguridad, armarios superiores, rejillas de ventilación e inodoros.

Asimismo, el distanciamiento social a bordo es una realidad en muchas aerolíneas. Por ejemplo, Delta Air Lines ha limitado los asientos de primera clase al 50% de su capacidad y al 60% en la clase turista y en las económicas premium hasta el 30 de junio. Los asientos del medio están bloqueados, al igual que algunas ventanas y asientos de pasillo en aviones con configuraciones de asientos asimétricos. 

Aunque otras aerolíneas han puesto de manifiesto que el distanciamiento social a bordo haría inviable económicamente los vuelos, IATA  cita dos ejemplos que demuestran el bajo riesgo de la transmisión en vuelo:
  • Búsqueda de contactos para un vuelo de China a Canadá con un pasajero sintomático COVID-19 que no produjo a bordo la transmisión entre los 350 pasajeros del vuelo.
  • Búsqueda de contactos para un vuelo entre China y EE. UU. con 12 pasajeros sintomáticos de COVID-19 que no provocaron a bordo transmisión.

Otras medidas para garantizar la seguridad a bordo pueden ser la restricción de movimientos durante el vuelo –por ejemplo, Ryanair ha prohibido hacer cola en el pasillo para acceder al aseo– o las limitaciones al equipaje de mano, además de la reducción de servicios a bordo, desde el catering hasta la venta de productos o la oferta de revistas.
 

Claves prácticas para viajar en avión con seguridad

Si vamos a viajar en avión por trabajo, es conveniente tener en cuenta las siguientes recomendaciones antes de ir al aeropuerto, una vez allí y durante el vuelo.

Antes de ir al aeropuerto:
  • Si no llevas equipaje, realiza el check in online en casa y lleva la tarjeta de embarque en el móvil para evitar contactos.
  • Es recomendable seleccionar el asiento de la ventana en lugar de un asiento de pasillo, se reducen así las posibilidades de contacto físico con otros pasajeros y con la tripulación.
  • Verifica si la aerolínea tiene límites en el contenido de alcohol del desinfectante que portan los viajeros.
  • Lleva tu propio bolígrafo, para completar cualquier documentación adicional que pudiese solicitar la aerolínea.
  • Lleva tu propia comida, ya que puede no haber servicio de restauración a bordo.

En el aeropuerto:
  • Factura tu equipaje. Es recomendable no llevar equipaje de mano en cabina para reducir el contacto.
  • Se han reorganizado los procesos de facturación, embarque y puntos de atención al cliente para mantener la distancia física exigida. Ten en cuenta este aspecto para llegar con la antelación suficiente.
  • Es posible que debas presentar un certificado de salud o mediante una aplicación o control de temperatura mostrar que estás en condiciones óptimas de salud para viajar.
  • Se espera que se hagan los mínimos contactos físicos posibles. Por ello, presenta tu tarjeta de embarque de forma electrónica.
  • Mantén tu distancia respecto a otros pasajeros en las zonas donde sea posible.
  • Presta atención a los anuncios a través de megafonía.
  • Recuerda que es obligatorio el uso de mascarillas tanto en el aeropuerto como en el avión.

Durante el embarque:
  • Conoce de antemano tu número de asiento para evitar confusiones, retrasos y contactos innecesarios por no estar la ubicación correcta.
  • Recuerda mantener toda la distancia posible entre otros pasajeros y tripulación.
  • Evita usar los módulos de almacenaje de la zona superior de los asientos pues esto reduce los riesgos de contacto.

En el avión:
  • Trata de evitar hacer cola para ir al baño. Permanece sentado.
  • Si has de pagar, hazlo preferiblemente evitando el efectivo.
  • Para proteger tu bienestar general, puedes hacer ejercicio mientras estás sentado y usar medias de compresión en vuelos más largos.
 

Viajes internacionales seguros

GEBTA España ha presentado una plataforma de comunicación para todos aquellos viajeros y empresas que tengan dudas acerca de cómo y dónde desplazarse por viajes de negocios en esta situación de desescalada. Así, el Canal GEBTA es una iniciativa que complementa el servicio CONECTA del Ministerio de Asuntos Exteriores. Puede accederse al Canal GEBTA y resolver todas las dudas relacionadas con viajes corporativos en este link: http://gebta.es/img/uploads/Otros/canal-GEBTA-v.pdf


En BCD travel la seguridad de los viajeros de negocio es fundamental. Por ello ponemos a tu disposición BCD Security, un programa de excelencia que garantiza el cumplimiento del Duty of Care y se convierte en el mejor aliado para retomar los viajes de empresa con la máxima seguridad y eficiencia.
 
 
<Volver