Noticias

10 preguntas viajeras a Josu Abeytua | #MiércolesViajeros

17/3/2021

Entrevistamos al influencer de viajes y CEO de ZN Experiences.

«Lograr que tu profesión aúne tus inquietudes no es fácil y nadie te lo regala. De madre mexicana y abuelos vasco-navarros desde crío he cruzado al Atlántico y crecido entre dos grandes culturas. Eso me ha granjeado una mente abierta al mundo». Así comienza a describirse Josu Abeytua, CEO de ZN Experiences.


Abeytua es un verdadero ‘influencer’ del turismo. Después de forjarse trabajando en diferentes empresas de la industria turística, hace diez años hizo la maleta con destino a su sueño: «conecto con viajer@s inquiet@s y les pongo en contacto con asesores expert@s y  de mi total confianza».


Descubrimos algunas de las mejores experiencias viajeras de este ‘ciudadano del mundo’ con acento vasco en nuestros #MiércolesViajeros.



Viajes con Josu Abeytua: 10 preguntas viajeras


1. ¿Cuál es el primer viaje que recuerdas?


Soy hijo de madre con padres que migraron a México, así que desde recién nacido interioricé como normal el volar y «cruzar el gran charco» para ver a la familia por verano o Navidades en el fascinante México.


Conocer otras culturas en directo, mezclarme entre diferentes, entender que lo mío no era lo único ni lo mejor, entender otras formas de hacer las cosas y de vivir la vida igualmente respetables y válidas marcaron, sin duda y para siempre, mi vida. 


2. ¿Qué viaje te ha quitado el sueño? 


Fue la Amazonía brasileña, sin duda. Lo tengo aún super fresco en la memoria. Fue un viaje muy deseado que por su intensidad lo catalogamos de «Expedición al Amazonas».


Años atrás me presentaron al naturalista y experto en aquel jardín y pulmón del mundo Luis Miguel Domínguez. Los mejores documentales que  tenemos sobre el Amazonas los hizo él con su equipo. Pues bien, hubo muy buena conexión y él me presentó a su productor y al que hoy día es mi socio, Daniel Garibotti.


Daniel, como Manaos, son la puerta de entrada al mundo amazónico, a sus gentes, a sus rincones más recónditos y a experiencias únicas que da este imponente e inmenso paraíso natural. Nadie como él para vivir y sentir lo que es estar en el ‘jardín del planeta’.


3. ¿Qué imagen de un viaje llevas grabada en la retina?


Cada viaje nos aporta, nos modifica estructuras mentales que pensábamos inamovibles y nos hace trascender de nuestra cotidianidad. Cada vez que abandonamos nuestro entorno y nos adentramos en nuevos territorios, nuevas culturas, nuevas costumbres, nuevas gentes nos llevamos mucho de todo ello y nos provocan un crecimiento personal que nos hace mejores personas. Me quedo con todos.


Las llanuras del Serengueti en Tanzania, el Parque Nacional de Mara en Kenya, Alaska inmensa y sus parques nacionales, Cuba y sus gentes e historia, Islandia y sus paisajes lunares y naturaleza desbordante, Bulgaria este verano covid me sorprendió gratamente, por mencionar sólo algunos. Y siempre las personas, sus gentes son de lo que más valoro e impactan en mis viajes.


4. ¿Qué plato típico que hayas probado en un viaje te ha conquistado para siempre?


La gastronomía mexicana me fascina y está muy presente en mi dieta, como podréis ya suponer. Las enchiladas, sus tacos, las tortas, su sopa de cebolla, el mole, el guacamole que todo el mundo conoce, el ceviche... los quiero todos. 

 

Del Amazonas me enamoró el pirarucú. Es uno de los peces más grandes del planeta. Lo cocinan a la brasa, como se puede hacer en Getaria, pero servido con una mezcla de harina de mandioca tostada y nueces que provienen directamente de la cuenca del Amazonas. Un auténtico km 0. Sabrosísimo, compite sin problemas con los más valorados peces de mar.


5. ¿Cuál ha sido el viaje en el que te ha costado más hacer la maleta? ¿Por qué?


Ja, ja, ja… [ríe], ¡aún me estoy viendo! No fue una maleta lo que hice, fue una mochila. Y es que como buen joven que empezaba a moverse solo por el mundo me fui de mochilero y de hostels. 


Fue al acabar Turismo en la Universidad de Deusto. Aquel verano trabajé en un bar en Getxo, de donde soy, y con el dinero decidí que me iba a EE. UU. y luego a México, pero solo. 


En aquel viaje me reafirmé como viajero; perdí el miedo a abandonar el nido solo, afiancé la prudencia, crecí como persona y a mi regreso el nivel de satisfacción de haberme movido solo por el mundo me supo a gloria y marcó el inicio de lo que soy ahora. 


6. ¿Viajas con cámara de fotos o con palo selfie?


Me considero una persona siempre en vías de desarrollo, así que he ido evolucionado con los tiempos. 


He vivido los tiempos analógicos en los que te pensabas cada shoot de cámara que hacías. He manejado las primeras digitales pequeñitas y usado réflex. 


En los últimos tiempos me he pasado al vídeo de la mano de smartphones de alta gama que tan buen resultado dan para narrar mejor las experiencias que vivo en mis viajes. Lo complemento con micros inalámbricos, trípode, el palo de selfie que mencionas, otros, además de un iPad para luego editar y lanzarlos a redes, etc.


7. ¿A qué suenan tus vacaciones? 


En mis viajes me gusta hacer la inmersión completa con la idiosincrasia del país, por lo que me descargo en Spotify carpetas con sus grandes músicos. Además procuro ponerme sus radios locales para así también tomarle el pulso tanto a su escena musical como actualidad de noticias.


 8. ¿Dónde viajarías con un billete de sólo ida?


Viajar sin poder volver sería exiliarse y, la verdad, prefiero que no se me dé la circunstancia. 


9. ¿Con quién te irías a dar la vuelta al mundo?


Una de mis principales motivaciones a la hora de viajar es reencontrarme con todos esos ‘Josus’ que también forman parte de mí pero que en mi día a día habitual no pueden aflorar.


Para mí viajar solo es una oportunidad de expandirme como persona y sorprenderme de mí mismo. Además viajando solo las posibilidades de abrirte e interactuar con los locales se disparan exponencialmente.


Dándole la vuelta a la pregunta, lo que tengo claro es que dejaría en casa a ‘mi Josu habitual’.  


10. ¿Cuál es tu lugar favorito del mundo?


Donde está mi vida, mi familia, mis amigos, mi gente: Getxo-Bilbao.


<Volver